Historias que generan inversión: ¿Cómo crear una narrativa financiera poderosa?

Por:

La narrativa financiera es de gran utilidad. Seguramente tienes muy clara tu idea de negocio. Tienes un producto o un servicio revolucionario que atiende un espacio en el mercado que, hasta ahora, parece que nadie más lo hace. Puedes describir perfectamente qué, a quién y por qué lo haces. Pero… ¿Puedes explicar de una forma clara y coherente cómo lo vas a hacer, mostrando números y proyecciones financieras?

Aquí es donde debes crear la narrativa financiera de tu idea, proyecto o startup. No basta solo con mostrar números y estadísticas en frío. Debes acompañarlos con una historia que muestre el pasado, el presente y el prometedor futuro que tienes.

Una narrativa financiera clara y convincente puede ayudarte a atraer inversionistas, instituciones y colaboradores a tu equipo. Les permite ganar confianza en ti, en tu proyecto y en las expectativas más realistas del futuro financiero y cómo pueden involucrarse en él.

 

¿Qué historia quieres contar?

 

Como te mencioné, la narrativa financiera cuenta la historia de cómo tu proyecto ha estado desempeñándose, cuáles son sus fortalezas, desafíos y planes. Debes agregar contexto y perspectiva a los datos financieros. 

También debe ayudar a los inversionistas o patrocinadores a comprender la visión y estrategia general. Proporcionar una imagen más completa, mostrar transparencia, claridad y confiabilidad en la comunicación. Las narrativas también pueden identificar tendencias, patrones y áreas de mejora.

 

Construyendo la narrativa financiera

 

Ahora que tienes más claro qué es la narrativa financiera y para qué se utiliza, el paso siguiente es construirla:

 

  • Define los objetivos y el público objetivo

 

Lo primero que debes hacer para construir una narrativa financiera efectiva es definir cuál es el objetivo y cuál es el resultado esperado.

¿Quieres atraer inversiones independientes? ¿Quieres que te aprueben un préstamo en el banco? O ¿quieres comunicar el rendimiento y desempeño actual?

Dependiendo del objetivo, debes ajustar los datos y la historia detrás de ellos para comunicar únicamente la información relevante para tu público objetivo. Por ejemplo: si el objetivo es recibir un préstamo de una entidad financiera para comenzar operaciones en otro país, probablemente no sea relevante entrar en detalles sobre los perfiles de tu equipo de trabajo.

También es importante que definas a quién va dirigida, el perfil de tu interlocutor y las expectativas que quiere cumplir. 

De esta forma, puedes entregar información valiosa y generar confianza en ti y tu proyecto. 

A un banco probablemente no le interesan los planes de nuevas funciones para integrar IA en el mejoramiento de procesos, mientras que para un inversionista experto en automatización, eso podría ser uno de los componentes más importantes.

 

  • Analiza los datos financieros

 

Los estados financieros, como el balance general, el estado de resultados y el flujo de efectivo, son la mejor fuente de información para un inversionista, en ellos puede encontrar un resumen del desempeño y las proyecciones de tu proyecto.

Sin embargo, puedes facilitarle el trabajo al identificar métricas clave como el crecimiento de los ingresos, el margen de rentabilidad, el flujo de caja operativo, entre otros. Estas métricas son mucho más valiosas que los estados financieros en sí, ya que, muestran en una forma mucho más resumida y concreta el rendimiento de factores clave. Para ello puedes hacer uso de la modelación financiera, si aún no sabes qué es lee este artículo.

Con el análisis de los estados financieros y las métricas clave, es posible identificar las tendencias y los puntos destacados en los datos financieros que respalden la narrativa, recuerda que una historia sin soporte numérico no genera confianza ni credibilidad, factores fundamentales en la búsqueda de cumplir tus objetivos.

 

  • Identifica los mensajes clave

 

 

Dentro de los datos financieros, se pueden identificar los mensajes que se quieren transmitir a través de la narrativa financiera. Destaca los puntos fuertes y los logros financieros. Además, explica cualquier desafío financiero y las estrategias que usarás para superarlos.

Por ejemplo: al analizar los estados financieros, puedes identificar que tu proceso de adquisición de clientes cada vez es más eficiente porque estás reduciendo tu CAC (Costo de Adquisición de Clientes) cada año. Esto respalda el mensaje que quieres transmitir de que lograrás penetrar el mercado en más del 50% en los próximos 3 años. 

O tal vez encuentres que tu margen bruto (Ventas – Costos) supera el 60% en el año 4, lo que respalda tu intención de incrementar el número de personal de desarrollo en el año 5, para implementar sistemas de pago utilizando la tecnología Blockchain.

Estos mensajes son la base de tu narrativa financiera. Al identificarlos, puedes comenzar a crear la estructura alrededor de ellos y facilitarte el proceso de construcción. Mensajes claros y coherentes terminarán en una narrativa mucho más efectiva y concreta.

 

  • Estructura la narrativa financiera

 

La narrativa financiera no tiene por qué tener una estructura compleja. Mantenerla simple es clave para hacerla efectiva.

Lo primero que debes crear es una introducción convincente, que capte la atención del receptor. Dependiendo del público objetivo, esta introducción puede variar.

Organiza tu narrativa en secciones lógicas y coherentes, desde el paso A hasta el Z. Por ejemplo: para comunicar el estado actual de tu proyecto, puedes comenzar con el contexto, seguir con los logros financieros, los desafíos que enfrentas y cerrar con las estrategias que desarrollarás para resolverlos.

Muestra los posibles resultados y lo que necesitas para conseguirlos. Por ejemplo: si quieres presentar una idea de negocio, puedes iniciar con el resultado que quieres lograr, sus métricas relevantes, cuánto necesitas para ejecutarla y describir de forma general cómo vas a invertirlo para llegar a esos resultados. Todo esto, por supuesto, respaldado con cifras y datos de proyecciones que sustentan tu historia.

 

  • Utiliza un lenguaje claro y comprensible

 

Explica conceptos financieros de manera sencilla y clara, utiliza ejemplos o metáforas para hacer la información más comprensible para el público objetivo.

Revisemos los siguientes textos:

“Nuestra metodología para la obtención de clientes se basará en la implementación de una táctica de expansión exponencial en la etapa inicial, seguida de una desaceleración controlada en la fase de transición, la cual exhibirá una optimización notable en nuestro CAC al llegar al mes 24”

Ahora lee el siguiente texto:

“La forma en que lograremos tener más clientes potenciales será mediante una estrategia en la que creceremos primero muy rápido y luego a un ritmo más estable para reducir nuestro costo por cada cliente al final del segundo año.

Es como si fuéramos un árbol. Al principio, vamos a sembrar muchas semillas y las cuidaremos para que crezcan rápidamente, pero luego, cuando el árbol ya es grande y fuerte, vamos a ir más despacio y con cuidado para asegurarnos de que los frutos que obtenemos sean mejores y más baratos.”

En los dos textos anteriores estás describiendo el mismo concepto: tu proceso de adquisición de clientes. En ambos, informas tu estrategia y el resultado que esperas obtener. Sin embargo, el primero usa terminología más compleja y difícil de entender que el segundo.

 

  • Revisa y ajusta la narrativa

 

Una vez que tengas todas las piezas listas, hayas creado la introducción y cada una de las secciones lógicas, representado gráficamente las métricas, datos clave y definido el resultado que esperas obtener, puedes empezar a consolidar todo en una pieza de contenido.

Ya terminada, debes volver a leer, revisar y editar la narrativa financiera para garantizar su claridad, coherencia y precisión. Elimina información irrelevante o confusa y, si es posible, obtén comentarios de colegas, asesores financieros o expertos en comunicación empresarial para mejorar la calidad de la narrativa.

 

  • Adapta la narrativa a diferentes formatos

 

Nunca sabes cuándo necesitarás tu narrativa financiera. Puede que te pidan entregar un informe escrito, hacer una presentación con diapositivas, enviarla por medios digitales o tener una breve conversación con un inversionista en una sala.

Por eso, debes asegurarte de que la narrativa financiera se pueda adaptar a diferentes formatos. Para cada uno, puedes ajustar la longitud y el nivel de detalle según las necesidades de cada caso.

 

  • Presenta, mejora y repite

 

La mejor narrativa financiera no se crea de la noche a la mañana, generalmente se va perfeccionando a medida que se presenta, se corrige, se presenta nuevamente y se repite el proceso.

 

Concluyendo

 

La narrativa financiera juega un papel fundamental en la comunicación empresarial. 

A través de una narrativa bien estructurada y convincente, las startups y emprendedores pueden transmitir de manera efectiva su desempeño financiero, estrategias y proyecciones a diversos públicos, como inversores, bancos y socios comerciales.

No se limita simplemente a presentar datos numéricos, sino que busca contar una historia coherente y relevante. Al hacerlo, brinda contexto, perspectiva y claridad a los números, lo que permite a los inversores evaluar mejor el potencial de retorno de su inversión y ayuda a generar confianza en el mercado.

Una narrativa financiera bien elaborada destaca los logros financieros de la empresa, aborda los desafíos y presenta estrategias para superarlos. Utiliza un lenguaje claro y accesible, evitando términos técnicos excesivos, y se adapta a diferentes formatos de presentación.

¡Así que utiliza estas recomendaciones y sigue estos pasos para crear una narrativa financiera efectiva e impactante para tu startup, proyecto o idea! 

Si te fue útil este artículo, no olvides suscribirte a mi lista de correos, donde recibirás este tipo de contenido y mucho más. Allá nos vemos.

Comparte este artículo:

LinkedIn
Facebook
Twitter
WhatsApp
Email

Continúa Leyendo